El dinero no te hace rico, tus talentos sí

Todo lo que vemos en la naturaleza, absolutamente todo tiene un propósito. Los árboles tienen un propósito, cada uno de los animales cumple un rol y un propósito importante en el ciclo de la vida. Y cada uno de ellos también tiene un talento, un don, un superpoder, o como quieras llamarlo que los hace únicos en su especie. Algunos tendrán una velocidad inigualable, otros tendrán una visión única, otros podrán cambiar de color para pasar desapercibidos, otros pueden correr encima del agua, otros pueden vencer la gravedad y caminar por paredes y techos, etc. Si cada uno de estas criaturas tiene un don único… Diganme…¿Hay alguna razón para creer que nosotros, la mayor creación de la naturaleza, no tenemos uno?

El universo es perfecto. Creó todo lo necesario para que todos podamos vivir en abundancia y sin que nada nos falte. Nos creó a cada uno como un ser único, auténtico y completo, capaz de cumplir su máximo potencial tan solo haciendo uso de nuestros talentos y los regalos de la naturaleza.

El dinero no es creación del universo. El dinero fue creado por el hombre después del siglo VII a.C. En la antigüedad, todo se basaba en un intercambio de talentos y habilidades. 

Entonces les pregunto: ¿dónde creen que está la verdadera riqueza?

En tí.

Toda la fuente infinita de riqueza ya está dentro de ti. 

No tienes que hacer nada para merecerlo, no tienes que hacer nada para aprenderlo. Tu ya tienes un talento natural y único desde que naciste, y has venido usándolo toda tu vida sin ni siquiera ser consciente de ello. 

¿En algún momento has dudado de si realmente tienes algún talento? ¿O te ha costado mucho identificar un talento natural en tí? En mi caso, yo viví muchos años pensando que no tenía uno. Les juro que intenté de todo: fotografía, diseño gráfico, varios deportes, talleres de canto, baile, teatro, pole dance… para tratar de descubrir algún talento, pero sentía que no era lo suficientemente buena en ninguno de ellos como para decir que tenía “talento”. 

Y es que los talentos naturales son (literal) tan naturales en nosotros, que ni siquiera somos conscientes de tener este talento. Se nos hace tan fácil hacer lo que hacemos, que pensamos que es algo sencillo y normal para todas las personas, y que no tiene nada de “extraordinario”.

Por eso hoy quiero dejarte 3 Tips que me sirvieron muchísimo en la búsqueda de mis talentos:

  1. Lo esencial es invisible a los ojos: En mi caso, cuando pensaba en talento, pensaba en algo que generara resultados mucho más tangibles o perceptibles con los sentidos, como por ejemplo cocinar, hacer manualidades, pintar, actuar, bailar, hacer un deporte, etc. Cualquier persona que ve los resultados de un actor, un cocinero, un deportista, podrían coincidir de que hay un talento claro y visible. Sin embargo, nunca pensé en talentos como inspirar o generar confianza. Era demasiado abstracto como para siquiera considerarlo como talento. Sin embargo, los verdaderos talentos son aquellos invisibles a los ojos. Si piensas que tienes un talento, siempre trata de hacerte preguntas para saber si ese es el “verdadero” talento, o si hay algo más escondido detrás. Por ejemplo, en mi caso, por un tiempo pensé que mi talento era actuar, y que necesitaba ser actriz para desarrollar ese talento. Sin embargo, si buscamos ir a la “raíz” o a lo “invisible”. Me haría la pregunta, ¿por qué soy buena actuando? Y llegué a la conclusión de que soy buena o me gusta eso, porque soy buena expresándome, poniéndome en el lugar de las personas y conectando con ellas. 
  2. Vienes usando tu talento desde que naciste y no te has dado cuenta: Cuando identifiqué cuáles eran mis talentos, empecé a analizarlo y pude ver que ya había los había estado usando hace mucho tiempo. Cuando buscaba mis prácticas durante la universidad, me esforcé mucho para encontrar puestos de marketing en una empresa multinacional de consumo masivo, porque eso era lo que había estudiado y porque todos los típicos libros gordos de marketing de la universidad hablaban de casos de éxito de Unilever, Coca Cola y Procter & Gamble. Sin embargo, nunca conseguí pasar a las etapas finales de entrevistas. Solo me llamaban para puestos comerciales, y no entendía por qué! ¿Resultado? Terminé trabajando 5 años en ventas. Entonces ahora entiendo por qué fui tan exitosa en ventas, por qué me dieron la oportunidad de ser speaker en una conferencia de 1000 personas sin tener experiencia previa, entiendo por qué puedo transformar la vida de muchas personas sirviendo como coach, entiendo por qué disfrutaba tanto actuar. Para todas estas actividades tuve que usar mis principales talentos:
      • Inspirar/motivar a atreverse y a vencer el miedo.
      • Habilidad de expresión y empatía para conectar con las personas
      • Transmitir alegría 
      • Generar confianza y claridad para resolver problemas
  3. Si no sabes cuál es tu talento, pregunta: Nuestro talento natural, es tan natural, que a veces es muy difícil ser conscientes de él, pero abrir este tipo de conversaciones con personas cercanas a nosotros, puede darnos muchísima claridad. La clave para encontrar estos talentos “escondidos” está en las personas que nos rodean. Quizás tú no seas capaz de reconocer esos talentos en ti, pero realmente te sorprenderás de todo lo que pueden ver otros en ti. En mi caso, todo comenzó después de dar una conferencia sobre YouTube a un grupo de mujeres. Alguien se me acercó y me dijo que le gustaba mucho la forma en que presentaba e interactuaba con el público, y que sería bueno que les pueda dar un entrenamiento sobre eso. A mí ese pequeño comentario me sorprendió porque realmente no consideraba que tuviera el suficiente talento como para enseñar a otros sobre esto. Entonces en ese momento me di cuenta que quizás hayan talentos que ya tenía y que no los estaba viendo o valorando. Comencé proactivamente a buscar conversaciones con amigos cercanos y familiares, y a preguntarles directamente sobre cuáles creían que eran mis talentos. Y este fue uno de los regalos más bonitos que me han podido dar. 

Por esta razón, me atrevo a decir que: No hay personas pobres. Hay personas que no conocen ni valoran sus talentos. 

Unas de las principales creencias limitantes de las personas “pobres” o “en escasez” es que piensan que porque no tienen dinero, nunca lo tendrán. Que porque nacieron en una familia de bajos recursos, entonces debe conformarse con lo que les tocó. La realidad es que TODOS, pero absolutamente todos tenemos la capacidad de crear dinero, porque TODOS tenemos una fuente de riqueza infinita: nuestros talentos.

Teniendo en cuenta estas premisas, voy a compartir contigo la fórmula para generar dinero, sin dinero:

  • Identifica tu talento: Nos pasamos la vida persiguiendo el dinero afuera, cuando la fuente infinita de riqueza  la tenemos dentro de nosotros desde que nacimos. Si quieres hacer dinero, lo primero que tienes que hacer es mirar dentro de ti. Haz una pausa en tu vida y pregúntate: ¿Cuál es ese don único que el universo me dio?¿Estoy dedicándome a desarrollar ese don y a compartirlo con el mundo?
  • Desarrolla tu talento: “Identifica eso para lo que eres bueno, y hazlo mejor que nadie”. Mientras más desarrolles tu talento, más valor podrás entregar a otros, y más dinero podrás recibir a cambio. Si ya sabes que tu talento es tu fuente esencial de riqueza, ahora es tu deber multiplicarlo. Eleva tu valor en el mercado. Invierte en tu educación y busca proactivamente oportunidades donde puedas empezar a mostrar y ejercer tu talento. 
  • Desarrolla tus Relaciones: La segunda fuente de riqueza más importante que tenemos son nuestras relaciones. Muchas veces no es necesario tener dinero propio para hacer dinero. Ayudar a otros a solucionar problemas o darles valor con tus talentos, genera confianza y ayuda a construir relaciones duraderas, y de estas relaciones puedes obtener 4 capitales importantes: tiempo, dinero, talento, oportunidades y más relaciones. Con la tecnología y las redes sociales estamos en el mejor momento de la historia para poder escalar nuestras relaciones y llevarlas a un siguiente nivel con 0 dinero. Las redes sociales y el internet son una vitrina para poder ofrecer tus talentos y también para encontrar personas claves en el nicho en el que te quieras desarrollar, úsala de la mejor manera…es gratis!

Capital Mental x Capital de Relaciones = Capital financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para brindarte un mejor servicio. Continúa navegando o descarta este mensaje para aceptar. Saber más