¿Por qué la mayoría de personas no encuentra su pasión?

Existen 3 tipos de personas:

  1. Los que siempre tuvieron un interés o pasión marcada desde pequeños y fue muy fácil decidir en qué enfocarse o qué carrera estudiar.
  2. Los que sienten que les gusta muchas cosas, pero ninguna los llena lo suficiente como para enfocarse en UNA sola (esta soy Yo!) Normalmente vamos por la vida probando una y otra cosa, pero al final no terminamos profundizando en ninguna, y esto nos genera una sensación de tener “poca constancia”, de sentirnos perdidos y de mucha frustración.
  3. Los que dicen que no tienen ninguna pasión. Al sentir esto, son personas que fácilmente caen en el conformismo, la resignación de “esto es lo que me tocó y punto” y tienden a conformarse con trabajo que no les gusta. 

Para los del tipo N°1, Felicitaciones! Se ganaron la lotería de la vida. Realmente son bendecidos porque son menos del 10% de la población mundial. Para los 2 y 3, les tengo una super noticia! Todos los seres humanos tenemos una pasión en potencia! Sí, tú también la tienes y Sí, tú también puedes ser feliz trabajando o emprendiendo en algo que realmente te apasiona.

Pero sabes por qué la mayoría aún no la encuentra? Aquí van las 3 razones más importantes:

  1. Condicionamientos: Hemos vivido mucho tiempo cegados por el sistema, condicionados a ser y comportarnos de una sola manera, que supuestamente es la “correcta” o la que te llevará al “éxito”. Dónde todo lo demás que no encaje en ese sistema, es un territorio inseguro y probablemente te genere poco dinero. Por mucho tiempo hemos vivido en el miedo, en ese miedo a fallar, miedo a salirse del patrón común de la sociedad. Lo más probable es que ni siquiera seas consciente de cuáles son estos patrones, pero ellos han estado guiando tus decisiones toda tu vida. Ahora, la pregunta es… ¿Quieres vivir la vida que otros quieren para ti? ¿O quieres vivir tu propia versión de vida extraordinaria? Solo el día en que salgas del “modo zombie” y te liberes de estos condicionamientos, será cuando por fin podrás atreverte a ver dentro de ti, escuchar la voz de tu alma y crear la vida que realmente quieres para ti. 
  2. La pasión se desarrolla: La pasión, al igual que el amor, no es algo que suceda de un momento a otro, es algo que se desarrolla en el tiempo. La pasión nace de una chispa de interés, pero se consolida en el proceso de hacer constantemente eso que te llena el alma, eso que te hace vibrar y sentirte vivo. La pasión se crea a punta de dedicación y constancia. No sabrás ni el día ni la hora, pero de un momento a otro te darás cuenta que estás obsesionado(a) con el tema y que no quieres dejar de hacerlo ningún día de tu vida. Sin embargo, si has vivido mucho tiempo haciendo cosas que no disfrutas, lo más probable es que te sea muy difícil identificar estos intereses y pasiones ahora, y que no sepas qué rumbo tomar en tu vida. 
    • ¿No tienes ninguna pasión? Explora! Una forma de saber qué te gusta, es sabiendo qué es lo que NO te gusta. Si estás dedicándote 50 horas a la semana a hacer algo que no te gusta… cómo rayos piensas encontrar tu pasión? 
    • ¿Tienes muchos intereses? La clave para poder vivir de tu pasión es no “perseguir” a todas. No todas tus pasiones van a convertirse en tu fuente de riqueza. Para ser exitoso tienes que enfocarte en una y para saber cuál es la adecuada es importante que crees un propósito para tu vida, un propósito con el que puedas dedicarte a lo que amas pero también ganar dinero por ello. 

Poco Autoconocimiento: Si nos ponemos a analizar la educación tradicional que hemos recibido en el colegio y en la universidad, vemos que solo se ha enfocado en conocimiento externo, dinero y productividad. ¿En qué momento nos dieron espacios para conocernos a nosotros mismos? ¿Cuándo nos dieron algún curso de relaciones humanas, de la mente o del Ser? Vivimos tan conectados al mundo exterior y tan desconectados de nuestra alma, que ni siquiera sabemos cómo escucharla. Para descubrir cuál es tu pasión, debes mirar hacia adentro, debes regalarte esos espacios de introspección y autoconocimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para brindarte un mejor servicio. Continúa navegando o descarta este mensaje para aceptar. Saber más